lunes, 15 de octubre de 2012

retórica


El filo intransigente de las palabras.
Debes aprender de las mujeres
los detalles,
las algarabías
y el día después.
El objeto mas preciado
sólo depende de tu insolencia,
de la agonía de tu costado
de tu fantasma y su demencia.
Cuando la ausencia
se retuerza en los escondites
del cajón plástico de tu sexo,
llorarás
y las caricias se volverán tormento
o huracanes,
claro, sin respuestas.


5 comentarios:

JOAN dijo...

Las palabras y su fuerza, su significado, el MOMENTO de ellas q tu siempre sabes encontrar!

Intenso poema, precioso regreso :)

Un abrazo dsd Barcelona!

Ladrón de Guevara dijo...

Quizá debió aprender algo más que los detalles, lo matices que hacen de algo eterno, o un rollo de una noche.

Cuídate.

°º✿° Gitana °✿º° dijo...

Debe detallarse consigo mismo, asi aprendera a detallar a los demas. llegado a los detalles, se tiene un trozo de paraiso :)

SIL dijo...

No debe existir tarea más compleja que aprender de los detalles, y más aún si se trata de filo de palabras de mujeres...



Beso grande, Luci.


SIL

guillermo elt dijo...

Cuando duele la ausencia, solo el día después de una mujer, puede entenderlo otra mujer.

Besibrazos.

desde el espacio