martes, 13 de julio de 2010

Hilvanes


un viajero de tormentas sibilinas
vecino,
de historias incandescentes
susurró un arrullo
en la noche clandestina
y el cielo
se acobardó inocente.
cierto luto-noche asustó a esa niña

y corrió...
a esos brazos inciertos
pero felizmente presentes
en cada verso
tuyo
en el que hilvano mis besos
* Oleo Enric Hernàez

9 comentarios:

SIL dijo...

Qué belleza, Lucina...

Qué niña asustada en la noche
no sueña
con correr a los brazos inciertos
de algún viajero de tormentas sibilinas?

Precioso !

Besote

SIL

Eurice dijo...

Que reconfortante saber que unos brazos te esperan.
Saludos

DANI dijo...

Genial!, me encanta ese viajero de tormentas sibilinas ;)

Besos sin pasaporte

Ana dijo...

Correr al refugio de sus brazos, siempre es la mejor solución.
Besos!

fher dijo...

Qué placer volver a pasar por aquí... definitivamente me llevo tus versos hilvanados a la solapa de mi tristeza...

Besos

Ladrón de Guevara dijo...

Muy bonito.

Me alegra volver a leerte.

Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encatadores hilvanes de palabras... donde todo qeuda preparado y manifiesto...



Saludos y un abrazo.

Gabiprog dijo...

Siempre sospeché que unos brazos podían convertirse en el mejor cobijo posible...

:)

Ricardo J. Román dijo...

Buenísima entrada. Me ha gustado mucho venir a leerte un rato.

Abrazos!

desde el espacio